Impuesto Pro Seguridad En El Valle del Cauca

Apreciados señores y amigos:

Para nada se discute la buena intención planteada por la Gobernación del Valle con el nuevo impuesto al consumo de energía: "garantizar la seguridad en el departamento".

Sin embargo y a este respecto debemos considerar varios elementos, entre ellos los siguientes:

  • El empresariado (sectores industrial, comercial y de servicios, consumidores todos de energía) soporta ya una carga tributaria excesiva que casi ahoga la competitividad y la vocación.

    Es que la suma de tributos, tasas y contribuciones nacionales, departamentales y municipales (a más de las tarifas efectivas ocultas bajo no deducibilidad de gastos reales por consideraciones de mera política fiscal) en no pocas veces supera el 70% de las utilidades anuales
  • La base tributaria sigue siendo la misma no obstante anuncios y propuestas: es que tributan los formales, sin que haya una Fiscalización sobre miles y miles de negocios que ni están en el radar tributario ni en el registro público.

    Es menester vincularlos así sea una tarea difícil, y por ello aplazada de manera inveterada y con la complicidad de los caciques políticos
  • De nada sirve inyectar recursos cuando no se taponan las venas rotas del despilfarro oficial
  • No sólo con mayores ingresos se atienden las necesidades y los presupuestos. Para ello también está el control de costos y gastos, hoy disparados en terrible medida por una corrupción asqueante que desangra las arcas públicas

El establecimiento de un nuevo tributo (“pro seguridad”) no sólo implicaría un peso extra a las empresas, que difícilmente podrían soportar, sino que constituiría un gravísimo desestímulo para los generadores de riqueza y capital que - tiempo atrás ya ocurrió – podrían volver a pensar en retirar sus inversiones para trasladarlas hacia otras jurisdicciones.

En resumen la seguridad es una necesidad imperativa y urgente, como tantas otras; ella y otros frentes demandan recursos, y cuantiosos.

Atendámoslos vía eliminación de despilfarros, racionalización de costos, eficiencia en el gasto, cero corrupción, y vinculación de los seudo empresarios al torrente tributario, que ocultos ellos en el anonimato evitan aportes de todo orden y configuran franja de competencia desleal y caldo de cultivo para delitos como contrabando, lavado de activos, soborno y varios otros contra El Estado mismo y, obviamente, contra el sistema que somos los ciudadanos todos.

El momento es coyuntural y en él debemos asumir posición de férreo rechazo a mayores presiones fiscales, pero juntando esfuerzos con el sector oficial para sacar adelante las tareas precitadas.

El compromiso es de todos, y no de mera oposición.

Es si, en cambio, de unión de esfuerzos para combatir los flagelos, pero sin lesionar justamente a quienes deben participar en la solución en vez de ser los meros destinatarios de la exagerada tributación: los empresarios

A consideración

Saludos

Luis Hernando Franco
Director
Franco Murgueitio & Asociados

Nuestras Sedes

Calle 1 #4-38
Pbx +57 2 893 3863 
Cali, Colombia
Carrera 8 #66-21 Oficina 304
Pbx +57 1 347 9166 
Pbx +57 1 540 3886
Bogotá, Colombia
8639 Grandee Dr.
Orlando, Florida 32829
USA

info @ francomurgueitio.com